Bienvenido al Mundo del Sida

Un hombre casado conoce a una escultural mujer en un bar tras una reunión de negocios. Tras tomarse una copas y comenzar a flirtear deciden llevar su pasión a la habitación del hotel del señor. Pero allí descubrirá algo escalofriante…

Existe un relato, una leyenda urbana quizás o quizás sucedió en realidad. Esta es la historia:

Juan era un hombre casado, con dos hijos, el típico padre de familia. Un día tuvo que desplazarse a una convención de trabajo, lejos de su ciudad. En algunas ocasiones tenía que hacer acto de presencia en congresos y exposiciones para conseguir nuevos clientes. En esta ocasión viajó junto a otros compañeros a una ciudad que desconocemos.

Como sucede en estas convenciones, Juan acudió a la salida del congreso a una cena con los compañeros y con algunos conocidos clientes. Después de la cena acudió a una sala de fiestas a tomar la última copa. Estando en la barra vio aparecer una chica guapísima, de las chicas que no suelen verse muy a menudo. Todo el mundo quedó maravillado por su belleza, pues no solo tenía un rostro precioso, sino que su cuerpo era perfecto. Al parecer la chica venía sola y parecía algo triste. Ella se acercó a la barra donde estaba Juan y pidió una copa.

Sus miradas se cruzaron y una leve sonrisa dio pie a cuatro palabras de cortesía. Juan no era de los típicos hombres que intentan seducir a las mujeres de forma descarada. Él simplemente quería conversar con esa preciosa mujer. Empezaron a hablar, a reír, se contaron sus vidas y los vasos vacíos iban acomodándose en la mesa.

Juan, seducido por tan maravillosa chica le ofreció tomar una última copa en el bar del hotel donde estaba hospedado. Ella aceptó con una mirada de complicidad. Como era de esperar Juan y la chica misteriosa pasaron la noche juntos.

Cuenta el relato que se dejaron llevar por los instintos más carnales, sin pensar, sin tomar precauciones, puro instinto sexual.

Al día siguiente Juan abrió los ojos y vio que la chica no se encontraba a su lado. Se levantó con los ojos entre abiertos y un leve dolor de cabeza por los efectos del alcohol. Juan fue al baño para ver si la preciosa chica estaba en él.

Fue entonces cuando Juan vio que en el espejo del baño había un texto escrito con pinta labios.

Juan cayó al suelo, pálido, con cara de terror, un grito de miedo surgió de todo su ser. Pero ¿Qué texto había escrito en el espejo del baño?

El texto ponía: ¡Bienvenido al club del SIDA!

Existen otras versiones de desconocidos que contagian voluntariamente el SIDA a personas aleatorias, en otra versión aún más escalofriante un loco aprovechando las multitudes y aglomeraciones de personas en discotecas, conciertos e incluso en trasportes públicos aprovecha la confusión para inyectar su sangre con una jeringuilla, un leve y rápido pinchazo que salvo por un fugaz dolor y una marca roja en la zona suele pasar desapercibido y olvidado a los pocos minutos. Sólo en contadas ocasiones cuando la aguja se rompe al pinchar a la víctima esta se da cuenta de que probablemente contraerá la mortal enfermedad antes de que un médico se la diagnostique.

Relato enviado por: Begotten696

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

85 comments

  • Andele por infiel !

  • eso les pasa a los hombres x ser tan perros!!

  • no entiendo la leyenda esque le inyecta una aguja de sida?

  • x pelotudo!! solo porqe era hermosa, qe vivan las chicas comunes!!!!

  • Jajajajajaja ya me imagino la cara de pelotudo que debió de haber pegado el hdp cuando vió la frase en el espejo de baño jaja!

  • yo se lo que decia en el espejo decia-no sabia como decirtelo pero yo la chica te doy la bienbenida al mundo del sida

  • Nooo,que feo,pobre hombre…que digo? pobre hombre? ja,le pasa por Perro¬

  • a riesgo de parecer nerd… existe actulamente tratamiento profiláctico para evitar infección de VIH por pinchazos de agujas (siendo más probable que te infectos de VHB), incluso después de mantener relaciones con una persona elevado riesgo de estar infectada

  • eso paso en “La rosa de guadalupe” una miniserie q relata milagros, solo q en ves de un señor “Juan” era de un chivolo q tenia novia y ella no keria acostarse con el y despues termina acostandoce con una webona q conoce en una fiesta, pero al final resulta q el chico no tenia sida si no que la chica con kien se acosto le dava una leccion de fidelidad… ahora se de donde sacaron ese capitulo de “La Rosa …” xD

  • sfshsfshsfhshshfsfsf veya historia :S

  • Esa leyenda es de un tema folklorico argentino que cuenta lo de la leyenda y lo que dejo escrito en el espejo dice asi: “chau mi amor que seas feliz y que difrutes del sida”…

  • En Chile en la década del 90′ salió una publicación de un suplemento de un periódico contando una historia real, no sé si será una variante de esta leyenda o realmente sucedió: Un chico recien egresado de secundaria se fue a una gira de estudios a Río de Janeiro, teniendo el consentimiento de su padre y el de su madre aunque a regañadientes. Allá como típico joven dio rienda suelta a su libertad, alcohol, cigarrillos. Un hombre en un hotel le ofrece muchas fotos de chicas despampanantes que él se la podía conseguir a bajo precio. tuvo una noche sexual desenfrenada total con una de las chicas. Volvió feliz a Chile, cuando de repente se entera que la mayor tasa de Sida en el mundo estaba en Brasil. El chico muy atemorizado empieza a sentir los primeros síntomas de la enfermedad, diarreas, adelgazamiento muy rápido, manchas (sarcoma de Kaposi), se hizo el examen resultó ser seropositivo. En esos años no se veía la enfermedad como se ve ahora, tampoco existía la triterapia. se pensaba que era una enfermedad de homosexuales. La mamá lo trató de “maricón”, culó a su esposo, la familia se destruyó. El joven terminó sus días en una clínica de enfermos terminales, muriendo en completo abandono.

  • Esa leyenda en EU se llama “AIDS Mary”. Yo oí una versión diferente en una iglesia: una chica muy apegada a la religión y los valores judeocristianos trabajaba en una empresa y estaba siendo acosada constantemente por un compañero de trabajo muy guapo, muy galante, cuyo único defecto era que no era “cristiano”. Pero finalmente ella cedió a sus encantos y terminaron en un hotel. A la mañana siguiente en la pared del cuarto había una leyenda escrita con sangre: “Bienvenida al mundo del SIDA”. No se acongojen, es una leyenda.

  • Penny Mani Lynch D.

    😀 😀 ¡Buena! 😀 🙂 😀 🙂

  • haber solamente me quedo aterrorisada de como mujeres pueden decir : bien se lo tenia merecido !! ¬¬ la muerte no se le desea a nadie ni siquiera a tu peor enemigo y ademas estaba borracho y la chica lo indujo a eso para ser una victima mas facil …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies